Anne Perry, ¿Criatura Celestial?


Anne Perry es una escritora inglesa de novelas de género negro, policíacas, de detectives ... en fin, como queráis llamarlas, ya nos entendemos, ¿verdad? Hasta ahí todo normal.

Lo que ya no es tan habitual es que con 15 años fuera encarcelada debido a un asesinato.

Nació en Londres en 1938 bajo el nombre de Juliet Marion Hulme y, debido al trabajo de su padre como rector de la Universidad de Canterbury, residía en Nueva Zelanda en 1954, cuando tuvieron lugar los hechos que la llevaron a la cárcel.


Parker Hulme 1Por aquella época era muy amiga de su compañera de colegio Pauline Parker. Una amistad intensa en la que recrearon un mundo imaginario y fantasioso donde la ópera, los caballeros y princesas y los actores eran protagonistas habituales.

Los padres de ambas no eran partidarios de esta amistad, quizá por la diferencia de clase social entre ellas o quizá por la supuesta relación amorosa que se dice que mantenían. 

El caso es que bajo el pretexto de una enfermedad de Juliet intentaron separarlas mandándola a vivir a Sudáfrica  con unos familiares.  Los planes de las niñas consistían en que Pauline la acompañara, pero al oponerse la madre de ésta decidieron matarla ... a pedradas. A pesar de que en el juicio alegaron enfermedad mental fueron condenadas ya que en en el diario de Pauline había constancia detallada de sus planes.

Parker Hulme





Al ser menores de 18 consiguieron eludir la pena de muerte y cinco años más tarde salieron de la cárcel (estaban recluidas en diferentes instituciones) con la condición de no volver a contactar la una con la otra nunca más, cambiaron sus nombres y así nació Anne Perry, autora de reconocido prestigio hoy en dia y con una vasta obra literaria en su haber.

Anne Perry permaneció en el anonimato hasta el año 1994. Fue entonces cuando se estrenó la película Criaturas Celestiales, donde Peter Jackson recreaba la historia sucedida cuarenta años antes.


Kate

Actuar es el menor de los talentos. No olvides nunca que no te darán un Nobel por ello y que Shirley Temple lo hacía perfectamente con cuatro años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario