El segundo embarazo de Kate Middleton

De todos es sabido que cuando corre sangre azul por las venas hasta el simple acto de rascarse la nariz parece revestir de un cierto glamour en nada comparable a si el mismo gesto lo lleva a cabo un simple mortal de rojo y vulgar plasma.


Embarazo de Kate Middleton

Y si no me creéis aquí tenéis la prueba: la Duquesa de Cambridge no sufre de nauseas, mareos y vómitos como la vecina del quinto, no , ella padece hiperémesis gravídica.



Embarazo de Kate Middleton

Pero no os dejéis engañar por tan elaborado diagnóstico, nuestra querida Catalina echa la pota como cualquiera ;)

Embarazo de Kate Middleton
Así que ya sabéis, la próxima vez que os encontréis mal, simplemente decir:

Ruego disculpes mi ausencia, pero esta dichosa hiperémesis me tiene postrada en cama.

Ante todo, amigas, elegancia ;)

Kate

Actuar es el menor de los talentos. No olvides nunca que no te darán un Nobel por ello y que Shirley Temple lo hacía perfectamente con cuatro años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario