El Brillante y sus calamares

Hace un par de semanas estuve de viaje relámpago en Madrid, pasando calor en la Feria del Libro. En el vuelo de ida leí esta cita en un revista:

"La cocina de un país es su paisaje puesto en una cazuela"

Josep Plà

Y me dije ¿qué es lo más típico de Madrid culinariamente hablando? Nooooooooo, lo siento, cocido con más de 30º a la sombra me niego! Si hasta la Obregón tenía a una chica secándole el sudor en la caseta que estaba firmando! Así que me decidí por el no menos famoso bocata de calamares, ¡qué de años hace que no lo probaba!




Estuvimos en la terraza de El Brillante que da a Atocha (hay otra que da al Museo Reina Sofia), bar famoso por sus bocadillos de calamares, y doy fe de que el que me tomé estaba increíble! Eso sí, todo se paga, y no se puede decir que comer allí sea precisamente barato.



Al acabar me di una vuelta por el interior del local y tengo que decir que, sí podéis, mejor os quedáis en la terraza, el interior está un tanto sucio y descuidado, pero desde luego es  una experiencia tan importante como visitar el Museo del Prado o La Cibeles ;-)

Kate

Actuar es el menor de los talentos. No olvides nunca que no te darán un Nobel por ello y que Shirley Temple lo hacía perfectamente con cuatro años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario