Manda webs!


Los amables señores de Correos nos informan de la diferencia entre la parte delantera y trasera de un paquete, para corresponder yo debería explicarles la diferencia entre paquete abierto y paquete cerrado, ya que no lo tienen muy claro:

Hace un mes y pico le envié un regalito a una amiga, un libro y una minicajita de bombones, como no tenía demasiado valor económico lo envié sin certificar. Ayer me llamó, por fin lo había recibido, yo ya lo daba por perdido, resulta que el código postal de su zona ha cambiado ... pero la sorpresa no fue esa, sino que el paquete había sido abierto, se habían comido los bombones y lo habían vuelto a cerrar con cinta adhesiva dejando dentro la caja vacía ... seis bomboncitos ... que miserables! eso sí, el libro no se lo quedaron ...

Así que ya sabéis, si enviáis algo de valor que sea certificado y al menos podáis hacer un seguimiento del trayecto del paquete!

Grrrrrr

Kate

Actuar es el menor de los talentos. No olvides nunca que no te darán un Nobel por ello y que Shirley Temple lo hacía perfectamente con cuatro años.

5 comentarios:

  1. Pues si,que miserables,por lo menos el libro llegó.
    Dentro de poco tengo que enviar yo un libro a Alicante,pero siempre los mando certificados.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. grrrrrr espero que les hayan sentado mal ;P mu bonito el libro, ya me lo leí :)))))

    muasssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  3. Nunca me ha pasado semejante cosa con un paquete. Jamás. Eso sí, lo que puede ocurrir es que me envíen algo y acabe perdido en no sé dónde porque mi cartero (o cartera, que no sé) o no sabe leer o necesita un GPS o algo por el estilo porque lleva tiempo jugando al "intercambio de correspondencia", consistente, básicamente en que igual encuentro en mi buzón correspondencia de alguien que vive cuatro bloques más allá.

    En fin, que no sé qué clase de gente está contratatando correos en los últimos tiempos.

    Besos

    P.S.: Esperemos que el ladrón haya sufrido un buen empacho...

    ResponderEliminar
  4. Conclusión: no enviar chocolantes a cierto ser silvestre. Siempre se pierden.

    ResponderEliminar