Nunca digas nunca!

Creo que todos los que me leéis, bueno, vale, también me incluyo yo, tenemos ya una edad, algunos dos :P

Así que supongo que no os será desconocida esta sensación:

Cuando somos peques o adolescentes contemplamos asombrados algunos de los hábitos de nuestros padres, que cosas tienen, pensamos, a mí nunca se me ocurriría, yo nunca haré eso, por favor! Sobretodo nos sacan de quicio esas típicas frases hechas o refranes que tanto les gusta repetir, Ah! Cuando tengas hijos sabrás lo que es, cuando llegues a mi edad lo entenderás, cuando ….

No! Nosotros no! Jamás, no seremos como nuestros padres, anda ya!

Y de repente un día, pasan los meses y los años, y creces … y maduras … o no … y .... Horror!


(aparte de ese momento traumático en el que te empiezan a llamar señora)

… te sorprendes con un pensamiento, con una acción, digna de tu madre, aquello que tú repudiabas con tanta pasión, no me estoy refiriendo a grandes cosas, simplemente te das cuenta que empiezas a repetir sus frases, de que cada vez te pareces más físicamente y de que sus ideas ya no te parecen tan descabelladas …

… pero yo … yo nunca pensé en mi más rebelde adolescencia que algún día me parecería bien coser los bolsillos de los pantalones de vestir para que no hagan esa forma tan fea según la postura que estás … eso, eso eran ideas de mamá, yo llenaba los bolsillos de cosas, claro que entonces no solía llevar bolso …

Yo … yo … yo no llevaba bolso!?!? ... Peroooo … cómo que no llevaba bolso? A ver, recapitulemos …

¿ Y dónde guardaba todo lo que llevo ahora? En los bolsillos no cabe!

Claro que tampoco existían los móviles y solo llevaba las llaves de casa, ni coche, ni trabajo ni las de casa de mamá, casa de mamá era mi casa. Por supuesto no tenía tarjetas de crédito, ni carnet de conducir, ni tarjeta del super, ni pertenecía a ninguna mutua, mi cartera por tanto estaba mucho más vacía. Así que en definitiva llevaba las llaves y algo de dinero … que vida tan simple :)

Así que estar atentos, vigilaos, en cualquier momento puede suceder, aquellas frases que tanto os molestaban, ahora, saliendo de vuestros propios labios :P

Kate

Actuar es el menor de los talentos. No olvides nunca que no te darán un Nobel por ello y que Shirley Temple lo hacía perfectamente con cuatro años.

5 comentarios:

  1. uhmmm los bolsillos de los pantalones se cosen? no te puedo imaginar sin bolso!! jajajaja ... no sé porque te he leído hoy, que señora me he visto :P

    muasssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Señora Sosi:

    Los bolsillos de los pantalones "de vestir" y similares (no los tejanos) suelen venir cosidos de tienda, un hilo muy finito, para que no hagan bolsas, pero yo en mis años mozos me dedicaba a descoserlos para poder usarlos.

    Muasssssssssssss

    ResponderEliminar
  3. Señora Sosi???!!! grrrrrrrrr estoy ajustando la escoba, abre la ventana que llego jajajaja

    ResponderEliminar
  4. Ufff...hace tiempo que me di cuenta que repito las mismas frases que mi madre,de echo,si buscas tengo un post por aí que hablaba del tema.

    Los años pasan...

    ResponderEliminar
  5. Buf, a mí eso ya me pasa desde hace algún tiempo. Y la primera vez sientes como una especie de vértigo extraño y tratas de dar marcha atrás porque todavía te niegas a reconocer que puedas pensar (en algo) como tus padres. Hasta que llega el día que te resignas y piensas: "¡Qué asco, debo estar haciéndome mayor!" :D

    Besos

    ResponderEliminar