Centrifugando ...

Tengo la insana costumbre de preocuparme por todo (y cuando digo todo creedme que abarco un amplio espectro de preocupaciones), de anticipar acontecimientos, vivirlos en mi mente mucho antes de que sucedan (si es que alguna vez llegan a suceder) y sufrir por anticipado ... ¿a que me lo monto bien? jajaja


Sí, lo sé, lo que tenga que pasar pasará, no sirve de nada darle vueltas a la cabecita (centrifugar) a toda mecha por cosas que no sé si alguna vez ocurrirán ... y este mini artículo que leí en una revista me dice que el 87% de mis preocupaciones nunca llegarán a pasar! ... Uao!! El 87%!! Decididamente estoy haciendo el memo!

No somos conscientes de la energía que desperdiciamos preocupándonos por problemas que nunca llegan a materializarse. El 87% de las cosas que nos preocupan nunca pasarán, del 13% restante, un 6% no depende en absoluto de nosotros. Así que solo en un 7% de los casos nuestra intervención servirá de algo. No malgastes tu energía e inviértela en vivir el presente.

Ya lo decía aquel texto que tenía colgado en mi habitación hace algunos años:

¿Por qué preocuparse?


Sólo hay dos cosas de qué preocuparse:
De que estés enfermo o de que estés bien.
Si estás bien, no hay de que preocuparse.
Si estás enfermo, sólo hay dos cosas de qué preocuparse:
de que sanes o que mueras.
Si te mueres, sólo hay dos cosas de qué preocuparse:
De que vayas al cielo o al infierno.
Si te vas al cielo no hay de qué preocuparse.
Si te vas al infierno, estarás tan ocupado saludando a tus amigos que no tendrás tiempo de preocuparte.

CONCLUSION: De lo único que vale la pena preocuparse es de tener amigos, para que en el peor de los casos tengas siempre a quién saludar.

Kate

Actuar es el menor de los talentos. No olvides nunca que no te darán un Nobel por ello y que Shirley Temple lo hacía perfectamente con cuatro años.

8 comentarios:

  1. Jeje, lo de "no puedes hacer nada al respecto" me lo repito yo a menudo. La lástima es que no siempre funciona :( Pero bueno, si me preocupo demasiado, me echo a dormir que cuando estoy dormida no pienso ^^

    ResponderEliminar
  2. Ainssssss, cómo te comprendo, en ese sentido somo igualitas... aunque alguna viborilla nos llame raras, jajajajajajajaja
    Besito

    ResponderEliminar
  3. Huy, yo lucho contra eso cada día. Y mira que me recuerdo constantemente aquella frase que dice: "Si no puedes arreglarlo ¿de qué te precupas? Y si puedes arreglarlo ¿de qué te preocupas?" Pero, oye, hay veces que ni así puedo dejar de preocuparme.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Superflicka, yo si me preocupo demasiado me cuesta dormir!

    Bueno, Sosti, ya habíamos quedado en que ser rara mola ;)

    Nanny, yo estoy en batalla continua conmigo misma!

    Besosss :)

    ResponderEliminar
  5. Has visto cuanta energía desperdicias! :))) ahora que lo sabes, a tener una actitud más descontroooool o amenazo con subir con matamoscas incluido ;))

    Muasssssssssssssss

    ResponderEliminar
  6. Aquí te espero con la pistola laser cargada ;P Muasssssssss

    ResponderEliminar
  7. Buff... La metáfora no me ha ayudado nada, ¡aún me siento más preocupada! ¿Qué se pone una para ir al infierno? :O

    :P

    ResponderEliminar
  8. Algo negro y rojo ... y muy sexy, por supuesto! ;P

    ResponderEliminar