Teorema de las obras

Los martillazos de tu encantador nuevo vecino comenzarán a primera hora de un sábado.
Irán espaciados entre sí por el tiempo suficiente para comenzar a coger el sueño otra vez, pero en cuanto empieces a caer de nuevo en los brazos de Morfeo se reanudarán.
Una vez des por imposible volver a dormirte y te levantes cesará el ruido hasta un momento más apropiado, la siesta por ejemplo!

Kate

Actuar es el menor de los talentos. No olvides nunca que no te darán un Nobel por ello y que Shirley Temple lo hacía perfectamente con cuatro años.

4 comentarios:

  1. Uy sí, esto es una ley infalible; no fallan los ruidos los fines de semana.

    Un besito y... ¿tapones para los oídos?

    ResponderEliminar
  2. Uyssss, soy muy tiquismiquis para dormir jajaja, sí tengo tapones, pero no me sirven para según que ruidos y más si es por la mañana y ya he dormido bastantes horas :)

    ResponderEliminar
  3. No falla. Es tan cierto como las leyes de Murphy :D

    Besos

    ResponderEliminar
  4. que majos los vecinos! jajajajajajajajajajajajaja

    ResponderEliminar