Peligro!

Como ya os conté, el año pasado dejé el gimnasio y a mi nueva compañera de piso, la bici estática, la tengo un pelín descuidada. Esto ha de cambiar en el plazo de poco menos de tres semanas, antes de que lleguen mis vacaciones.

Tengo que entrenarme, debo estar en plena forma física. No, no me voy a escalar montañas, no, tampoco voy a hacer el camino de Santiago, me voy a Roma, y no es que tenga que ponerme a punto para hacer turismo, parece que tengo que ser capaz de volar para sortear o evitar a los alocados conductores italianos, esto es lo que dice mi guía sobre cruzar por los pasos de cebra:


Incluso si usted cruza las calles por los semáforos o pasos de cebra, y cuando le corresponde, no se sorprenda al ver una Vespa circulando hacia usted con evidentes intenciones homicidas.

Por fortuna, los conductores romanos son rápidos de reflejos. Los creyentes, sin duda, atribuirían esto a la protección de Santa Francesca Romana, los escépticos al hecho de que según la ley de seguros italiana los conductores son siempre responsables de todo accidente. Sea cual sea el motivo el hecho es que los accidentes escasean. La mejor táctica, estar alerta y confiar en los romanos.

Debido al intenso tráfico, cuando cruce una calle mantenga la mayor distancia posible entre usted y los coches. Ponga el pie en la calzada con decisión, y mire a los conductores con determinación. Una vez hecho esto, el truco consiste en no detenerse: no dude, no vuelva atrás y, sobre todo, no corra. Siempre que el conductor pueda verle se detendrá, o, al menos, se desviará, aunque sea en el ultimo momento.

Y después de ver este video (cuidado con el sonido para para los que esteis en el trabajo, re-descubierto a través de Historia de una) veo que no se equivocan, aunque casi podría aplicarse a los españolitos, verdad? jijiji

Acojonadita me he quedado, pero dónde me he metido? Yo pensaba que estaba segura al visitar una ciudad europea y parece que me están entrenando para hacer la cuarta (o quinta?) parte de Misión Imposible… no dude, no vuelva atrás, no corra … Ayssssss!

Kate

Actuar es el menor de los talentos. No olvides nunca que no te darán un Nobel por ello y que Shirley Temple lo hacía perfectamente con cuatro años.

4 comentarios:

  1. que divertido!!! así serán unas vacaciones con emoción, me esquivará, no me esquivará jajajaja ... según Maxwell :))) no hay peligro, es más leyenda urbana que otra cosa, circulan muy rápido pero el índice de atropellos no es mayor que en cualquier otra ciudad europea :))

    muasessssssss con zarandeo incluido

    ResponderEliminar
  2. El truco es cruzar con los romanos, te juro que es lo único que funciona!! Mi mejor amiga y yo nos quedábamos al principio más de 5 minutos intentando cruzar, hasta que decidimos que más que buscar un paso de cebra lo práctico era buscar a un italiano.

    En cuanto a lo de los reflejos de los italianos... en fin, con calma!!! Incluso cuando el semáforo se pone en rojo los notas histéricos, deseando arrancar de golpe aunque eso signifique llevarte por delante.

    Eso sí, tampoco tendrás que cruzar tanto!!! Una vez estés en el centro histórico o en el Vaticano las cosas son más fáciles y fluidas!

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Yo siempre había creído que eso de que los romanos estaban locos (anda,parezco Obelix :D) y que conducían como tales era una leyenda negra. Un tópico. Pero por lo que me han contado y tú cuentas aquí va a ser que no...

    ¿Has pensado en ir haciendo testamento por si acaso? :D

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Nannyyyyy, testamento?? (de miércoles?) pero bueeeno, eso son maneras de dar ánimos? jajaja ;)

    Buena idea eso de cruzar con los italianos!

    Maxwell se viene conmigo de vacaciones ;)

    ResponderEliminar