Cartas a Julieta

No hay mundo tras los muros de Verona ...
El cielo está aquí, donde Julieta vive.

Shakespeare 



No hay evidencia de que Shakespeare visitara nunca Italia, y se cree que Romeo y Julieta está basado en la obra de Luigi Da Porto, pero este mito ha llegado a ser vital para la industria del turismo en Verona, donde se encuentran la supuesta tumba y casa de Julieta. En estos lugares los visitantes dejan sus notas y cartas para ella. Aunque se supone que los dos amantes fueron enterrados juntos Romeo parece haberse desvanecido del cuadro y ahora solo se suele llamar tumba de Julieta. Muy pocas cartas se dirigen a Romeo.



En el siglo XIX se ubicó la casa de Julieta en la Via Cappello y fuera hay una estatua de bronce. Según la creencia popular tocar su pecho derecho trae buena suerte, es por eso que está considerablemente más brillante que el izquierdo.

A principios de 1930 empezaron a llegar cartas dirigidas simplemente a “Julieta de Verona”, sin saber que hacer el cartero las dejaba en la tumba de Julieta, donde un guardián empezó a contestarlas en su nombre. El flujo constante de cartas empezó en 1936, el año en que se hizo Romeo y Julieta de George Cukor.

Desde entonces Julieta ha recibido innumerables cartas desde todo el mundo, de una forma u otra acaban en el Club di Giuletta en Verona, una organización de voluntarias (las secretarias de Julieta) que se ocupan de contestarlas, no importa en que idioma estén, si es necesario se recurre a traductores, así como de promover la leyenda de Romeo y Julieta y la imagen de Verona.

Cartas a Julieta (Letters to Juliet) es un libro escrito por las hermanas Lise y Ceil Friedman que recopila una selección de estas cartas y también recoge la historia del Club de Julieta y, como no, habla sobre la obra de Shakespeare. De momento solo disponible en ingles o italiano.

Yo ya tengo mi ejemplar del libro que incluye sobre y papel para escribir a Julieta. Cuando lo lea os cuento ;)

Kate

Actuar es el menor de los talentos. No olvides nunca que no te darán un Nobel por ello y que Shirley Temple lo hacía perfectamente con cuatro años.

6 comentarios:

  1. Qué bonito, me dan ganas de comprarme yo también el libro. Aunque ya me imagino la temática de las cartas, a cual más triste.

    ResponderEliminar
  2. cachissss voy a escribirle a Julieta a ver que me aconseja sobre mi posible catalán de Mataró ;))) jijijiji

    ResponderEliminar
  3. Yo he estado en la casa de Julieta en Verona!! la gente engancha las notas en la pared con chicle mascado... no veas! da una cosa la pobre pared...

    ResponderEliminar
  4. Siringa: Pues no es tan triste, algunas si, pero otras son emocionantes, irónicas, divertidas ... hay de todo un poco!

    Sosi: Ya tardas ;) Y luego me cuentas ein! jajaja

    Elena: Sip, la forma no es la mejor, desde luego!

    ResponderEliminar
  5. Sabeis si el libro Letters to Juliet esta publicado en español? Si es asi ¿donde lo podria encontrar? Gracias

    ResponderEliminar