Despropósitos de año nuevo.

Este año, bueno, mejor dicho el año pasado, me dije:

¿Para qué vas a hacer propósitos de año nuevo si después los vas a incumplir todos?

Así que decidí proceder a la inversa, no hacerme ningún buen propósito e incluso acabar con algunas de las buenas costumbres que tenía, por ejemplo en diciembre me borré del gimnasio al cual llevaba acudiendo desde hace más de una década …

Y llegó el fin de año, ese día tan especial que marca el final de un periodo y abre otro nuevo, estrenar año es como estrenar un mundo lleno de posibilidades, en el que se nos da la oportunidad de acabar con todas esas cosas que no nos gustan de nosotros mismos y empezar de cero, borrón y cuenta nueva, sí, es el momento, podemos hacerlo!

Así que incumplí mi despropósito haciéndome un propósito y me dispuse a pulir esas cosillas de mi carácter que no me satisfacen, porque, vosotros no lo sabéis… pero … menudo carácter! ¿El resultado? … Para que nos vamos a engañar … duró unas pocas horas, estrené el año nuevo con algún que otro traspiés en ese sentido … y la semana que ha seguido no ha sido mucho mejor … de hecho creo que he incurrido en todos y cada uno de esos defectillos que me disponía a limar amorosamente, si, analizándolo detenidamente creo que he cumplido con mi primer propósito:

Ha sido todo un despropósito!

Kate

Actuar es el menor de los talentos. No olvides nunca que no te darán un Nobel por ello y que Shirley Temple lo hacía perfectamente con cuatro años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario